lunes, 24 de marzo de 2014

Crujiente de solomillo con cebolla caramelizada y cabrales


Retomamos el blog, que lo teniamos bastante olvidado, fundamentalmente por falta de tiempo y no por ganas.


Receta sencilla y una forma diferente de tomar carne, junto a otras texturas de una forma sorprendente.


Lo primero que haremos es dorar una cebolla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, cuando vaya cogiendo color añadiremos azucar, removeremos unos minutos y cuando la cebolla se haya caramelizado reservaremos.


En la misma sarten marcaremos el solomillo con un poco de AOVE y unos granos de sal gorda. Cortaremos en trozos pequeños y reservaremos.


Por ultimo, en una cazuela pequeña mezclaremos a fuego lento un brick de nata junto a unos trozos de queso de cabrales, no pasarse demasiado que como sabemos este queso es bastante intenso en olor y sabor.


Para finalizar montaremos nuestros crujientes con la pasta filo, pondremos una base de la cebolla caramelizada, encima colocaremos el solomillo troceado y por ultimo una pequeña cantidad de la salsa de cabrales. Cerraremos a modo de libro y pincelamos con huevo batido.

Horneamos a 200º con el horno precalentado unos 10 minutos o hasta que veamos que la pasta queda bien dorada.





4 comentarios:

Teresa franco dijo...

Hombre ,te echabamos de menos .Retomamos tus enseñanzas. Las seguiremos con interés. No nos olvides.....

Javier Bravo Castro dijo...

Enseñar Yo ??? Para nada, compartir experiencias en los fogones ... Un beso Teresa.

Yinda dijo...

Vaya... una comunión perfecta y un bocado delicioso.

Javier Bravo Castro dijo...

Gracias Yinda :)